España

Qué ver en Almería: 10 motivos para caer rendidos ante el encanto almeriense

Hay tanto que ver en Almería que nunca me cansaría de estar aquí. Para que también te enamores de uno de mis destinos favoritos, comparto 10 planes que no deberías dejar pasar durante tu viaje.

Siempre que viajo a Almería disfruto de su envidiable clima. Sus espectaculares paisajes me quitan el hipo y entre cultura, naturaleza e historia se respira la esencia de la antigua Al-Ándalus. Sé bien que en Almería resulta sencillo coleccionar experiencias inolvidables, pero también que puede resultar difícil saber seleccionar los mejores planes. Por eso, para que no te pierdas lo mejor, intento ponértelo fácil con mi guía de imprescindibles.

1. Baños termales: una tradición milenaria

1/4

¿Imaginas la experiencia de poder disfrutar de antiguos baños termales con todas las comodidades del siglo XXI? Emilia Clarke, la actriz que interpretaba a Khaleesi en Juego de Tronos, acudía a los baños del Aire Hotel & Ancient Baths cuando terminaba los días de rodaje de la serie estando en Almería y es fácil entender el porqué.

Los baños de este hotel recuperan los beneficios de una tradición milenaria en un entorno adaptado a nuestro tiempoNo es un spa ni un balneario, sino un espacio de cuidado donde alcanzar la máxima relajación y volver a conectar con nosotros mismos gracias a las bondades del agua, la luz de las velas y el olor a azahar.

El Aire Hotel & Ancient Baths ocupa un antiguo edifico del siglo XIX en plena plaza de la Constitución, la piscina de su azotea ofrece espectaculares vistas a la Alcazaba y sus cuidadas habitaciones son el punto de partida perfecto para comenzar el día en Almería.

Aire Hotel & Ancient Baths

Entre los mejor valorados
Almería
8.8 Excelente (312 Opiniones)

2. La Alcazaba: Un 'must' que tienes que ver en Almería

La Alcazaba y las Murallas del Cerro de San Cristóbal forman uno de los conjuntos arquitectónicos andalusíes más importantes de toda la península. Sus casi mil años de historia aún conservan la riqueza de las medinas de la antigua Al-Ándalus y pasear por sus rincones, entre torres defensivas, aljibes y miradores, es un delicia que nos permite viajar en el tiempo.

El nombre de esta magnífica fortaleza proviene de la palabra árabe al-qasbah, que significa ciudad fortificada y su construcción, sobre un cerro aislado desde el que se domina la bahía de Almería, comenzó en 955 al fundarse la ciudad que se extiende ante nuestros ojos.

3. La Catedral de Almería: un viaje arquitectónico

Si te gusta la arquitectura, la Catedral de Almería es uno de los lugares imprescindibles que ver en Almería. Fue construida tanto como lugar de culto religioso como refugio para proteger a la población de los ataques de los piratas y es la única catedral-fortaleza de España del siglo XVI.

Sus elementos reflejan el paso del estilo gótico tardío al Renacimiento, así como detalles barrocos y neoclásicos añadidos con posterioridad, por lo que durante la visita podremos repasar un auténtico tratado de historia. La portada principal, sus anchos contrafuertes y la torre rectangular que hace de campanario son un regalo a la vista y nos hacen descubrir que pocas catedrales son tan diferentes y originales como la de Almería.

4. Museo Refugio de la Guerra Civil: historia subterránea

Este es un lugar imprescindible para conocer la historia reciente de Almería y cómo la población sobrevivió a la Guerra Civil gracias a un arquitecto inmerecidamente desconocido. A nueve metros de profundidad, bajo las calles del centro de Almería, se extiende una red de túneles construidos en 1936, al comienzo del conflicto. Los numerosos bombardeos sobre la ciudad hicieron necesario construir más de cuatro kilómetros de refugios subterráneos, con capacidad para unas 40.000 personas.

Los túneles resistieron los bombardeos de los aviones alemanes en 1937 y ahora, cerradas las heridas, es posible bajar los 50 escalones que nos conducirán a este curioso museo bajo tierra.

5. Excursión a Cabo de Gata: las mejores playas de Almería

Una visita a Almería nunca estará del todo completa sin disfrutar de los espectaculares paisajes naturales del Parque Natural del Cabo de Gata–Níjar, un enclave que alberga las mejores playas de Almería y muy probablemente de toda España.

Hay millones de rincones donde perderse y disfrutar de un baño en las cristalinas aguas del Mediterráneo, así que merece la pena contratar una excursión o coger el coche para recorrer la Playa de Mónsul, la Playa de los Genovenes y el Arrecife de las Sirenas, una de las vistas más emblemáticas del parque junto al Faro de Cabo de Gata. ¡Hay que visitar este lugar al menos una vez en la vida!

6. Desierto de Tabernas: el Hollywood andaluz

¿Sabías que Almería alberga la única zona desértica propiamente dicha de todo el continente europeo? Esta árida zona, donde las precipitaciones no alcanzan los 250 mm anuales y las temperaturas siempre suelen superar los 17° C, es un enclave lleno de magia que sin duda deberás incluir en tu listado de cosas que ver en Almería.

El Desierto de Tabernas es Paraje Natural con una extensión de 280 km2 que se encuentra a unos 30 km de la capital y, además de por la riqueza de su fauna y su flora, es conocido por haber sido el escenario de famosísimas películas de vaqueros. Los escenarios de cine del oeste han sido convertidos en un original parque temático para que podamos convertirnos en los protagonistas de nuestra propia película durante la visita. ¡Es una opción ideal si viajas con los peques!

7. La Casa del Cine: el lugar donde se alojó John Lennon

¿Sabías que, según los expertos, John Lennon compuso la famosa canción Strawberry Fields Forever en la ciudad de Almería? Más concretamente, se cuenta que esta canción, incluida en el álbum Magical Mystery Tour de los Beatles, fue concebida en el Cortijo Romero, donde hoy se encuentra La Casa del Cine.

Aquí se halla ahora un museo que homenajea al papel desempeñado por la ciudad y provincia en la industria cinematográfica. Las exposiciones son un auténtico paseo de la fama almeriense, con vestuario, objetos y elementos de atrezzo utilizados por estrellas como Clint Eastwood, Sergio Leone o Penélope Cruz. Una visita imprescindible tanto para los amantes del cine como para los fans de los Beatles.

8. La Geoda Gigante de Pulpí: la cueva de los cristales

Hasta hace muy poco, sólo científicos tenían el privilegio de acceder a este excepcional yacimiento: la geoda más grande de Europa única del mundo que se puede visitar. La Geoda de Pulpí fue descubierta hace solo 20 años y abrió sus puertas al público por primera vez en 2019.

Esta gigantesca geoda está formada por cristales de yeso, con un tamaño, transparencia y estado de conservación que la convierten en una auténtica joya subterránea. Esta maravilla geológica se encuentra cerca de la frontera de Almería con Murcia, a más de una hora de la capital, pero visitarla no solo merece la pena sino que ¡es una experiencia de las que no se olvidan nunca!

9. La Alpujarra Almeriense: pueblos con encanto

Si además de la playa y las actividades culturales te gustan las zonas rurales tanto como a mí, no olvides añadir la Alpujarra Almeriense en tu lista de lugares que ver en Almería. Entre Sierra Nevada y la Sierra de Gador se encuentra esta zona salpicada por preciosos pueblos blancos entre ríos y paisajes naturales de ensueño.

Aunque es menos conocida que su hermana granadina, la Alpujarra de Almería está también plagada de localidades con encanto como Laujar de Andarax, Alhama de Almería o Fondón, que reflejan su pasado musulmán en la arquitectura, o Alhabia, situado en una vega llena de parras y frutales en el lugar donde confluyen los ríos Nacimiento y Andarax.

10. Mercado Central: degustar el mejor pescado fresco

En mi selección de lugares que ver en Almería no podrían faltar cosas que saborear y teniendo tan cerca el mar y la huerta, nada más recomendable que platos con los productos más frescos. Pero, en lugar de ir directamente a un restaurante, ¿por qué no comprar los ingredientes nosotros mismos?

El Mercado Central de Almería, construido en 1892, es un buen ejemplo de la arquitectura de hierro de finales del siglo XIX y, además el lugar donde se exhiben los alimentos de mayor calidad, es también perfecto para captar la esencia de la ciudad. Es el mejor lugar para mezclarse con los vecinos y en sus pescaderías podemos adquirir pescado fresco y llevarlo a alguno de los bares dentro del propio mercado, como por ejemplo el Café Express, para que su encantadora dueña, Inma, nos lo cocine al instante.