Cataluña

5 hoteles con encanto en Tarragona para una estancia memorable

La provincia de Tarragona es mágica: ciudades, playas y montañas que quitan el aliento y enamoran a primera vista. Descubre este rincón desde estos hoteles con encanto y disfruta de unos días inolvidables.

Tarragona es una ciudad que ha sabido poner en valor su privilegiado frente marítimo, su origen romano, su casco antiguo medieval y su arquitectura modernista. Todo este rico patrimonio se respira en su trazado abierto al mar, callejeando por sus asombrosos rincones de la Parte Alta y en las numerosas terrazas repletas de vida de sus restaurantes y bares.

No obstante, la provincia de Tarragona también cuenta con pueblos situados en enclaves que invitan a detenerse, entre otras razones por los establecimientos emblemáticos en los que alojarse; establecimientos desde los que, por su cercanía, también puedes visitar la capital. Te sugerimos cinco hoteles con encanto en Tarragona y provincia para que tu estancia sea memorable.

Un palacete en el que sentirse en casa

1/3

El Palauet del Priorat es un palacete de 1800, completamente reformado y restaurado, ubicado en el pueblo de Cornudella de Montsant, en pleno corazón de una sierra de parajes idílicos y gran variedad biológica en la que todavía se puede disfrutar de la paz que brinda la naturaleza en estado puro. ¡Avistar águilas y búhos allí no es algo excepcional!

La casa está reformada siguiendo los criterios de arquitectura sostenible que promueve la comarca del Priorato. Además, se han respetado elementos originales como la puerta de entrada de madera y hierro, las vigas de caoba, las paredes de piedra, los suelos de mármol y hasta un piano que, actualmente, gracias a un cristal creativamente colocado, hace la función de mostrador en la recepción. Todos estos detalles, sabiamente combinados con el confort de un diseño actual y exclusivo, crean espacios de enorme encanto y calidez.

Las siete habitaciones del hotel reciben el nombre de las siete mujeres que, generación tras generación, se han hecho cargo de la casa al heredarla. Un homenaje de Dolors, su actual propietaria, por haber sabido conservar la propiedad en una época en la que los hereus (herederos) solían ser los varones primogénitos. Cabe destacar la suite superior, de 75 m2, con chimenea y vistas al pueblo y a la montaña; ¡es verdaderamente excepcional!

Te recomiendo el desayuno: solo tienes que decirles cómo quieres empezar el día y cumplirán tus deseos. La máxima de El Palauet del Priorat es mimarte con zumos de frutas antioxidantes, una tortilla hecha con huevos ecológicos, yogurt casero con cereales, embutidos de la tienda ecológica del pueblo o bollería y mermelada elaboradas por ellos mismos. Y si en cualquier momento quieres que os suban a la habitación un vino o algo apetitoso para comer, también lo harán.

Además del encanto de las diversas estancias del palacete, cabe destacar un espacio muy único, por irreproducible. Se trata del restaurante que acaban de inaugurar en la planta -1, en la antigua bodega, tras limpiar y repicar la roca de sus paredes, que ha sido datada en 350.000 millones de años (sí, así es).

No os perdáis...

Pedid que os preparen una cesta de pícnic, coged el coche o una bici eléctrica (las podéis alquilar en el establecimiento que hay al lado del hotel), parad donde el paisaje os lo pida (os recomiendo la ruta al pueblo de Siurana) y disfrutad de una comida preparada con buena materia prima y mucho cariño, acompañándola con una copa de vino del Priorato o del Montsant. ¡No hay ningún restaurante que pueda ofrecer esta sensación!

El Palauet Del Priorat

8.6 Excelente (21 Opiniones)
Ver precios

La tradición catalana, puesta en valor

1/3

El segundo hotel con encanto en Tarragona lo encontramos a tan solo seis kilómetros de la capital, en el pueblo de La Canonja. Se trata de una gran finca de 6.500 m2 de jardines y 110 hectáreas de olivos que alberga una sensacional masía típicamente catalana del siglo XII y un coqueto edificio de reciente construcción perfectamente integrado en el entorno. Estamos hablando del Hotel Mas La Boella.

Esta casa señorial conserva la herrería original del magnífico portón de entrada, así como de las puertas, ventanas y escalera imperial; los cuales han sido restaurados, al igual que las vigas, el magnífico mobiliario familiar y la colección de pintura que puede admirarse en las diferentes estancias del mas (masía, en castellano).

Si eres un bibliófilo y un amante de los espacios con solera, no dejes de visitar la biblioteca. Además de admirar los libros, te cautivará la atmósfera que crean los arcos de la estructura, las lámparas, los sillones y los cojines de época.

Otro espacio emblemático es, sin duda, el de los salones dorados: las antiguas y amplias bodegas donde antaño reposaba el vino transmiten un cierto sosiego sacro con sus más de seis metros de altura, la piedra original de sus muros, los bancos antiguos y la cálida iluminación. En este singular espacio están ubicadas la vinacoteca y la tienda gourmet y también es donde organizan catas de vino y aceite, ambos producidos en sus tierras.

Las 13 suites del hotel están distribuidas entre la antigua masía y el edificio contemporáneo. Todas ellas están exquisitamente decoradas, cuentan con un espacioso salón con escritorio, un amplio cuarto de baño y espectaculares vistas al olivar, las viñas o los jardines. ¡La paz y el sueño reparador están asegurados! No por nada está considerado uno de los hoteles más románticos de Cataluña.

Nos detenemos, por último, en la piscina, con su encantadora pérgola en la que tomar un aperitivo a la sombra tras relajarse en el solárium y antes de degustar alguno de sus platos de cocina propia elaborados con productos de proximidad. ¿Una recomendación? El menú degustación, una variedad de platos inspirados y elaborados con los tres tipos de aceite de su finca.

No os perdáis...

Pedid que os enseñen la espectacular maqueta de tren, construida por uno de los miembros de la familia, en la que se pueden ver multitud de detalles y curiosidades de Tarragona y de la vecina ciudad de Reus.

¿Te apetece un spa en Tarragona?

Cataluña

Los mejores hoteles con spa en Tarragona

Hotel Mas La Boella

Tarragona, 6.3 km de: Acueducto de les Ferreres o Puente del Diablo
9.0 Excelente (310 Opiniones)
Excelente Confort 9.1 / 10
Ver precios

Un remanso de tranquilidad en la ciudad

1/3

Si preferís alojaros en Tarragona ciudad, os recomiendo, por diversas razones, el Hotel Astari. Su privilegiada ubicación os permitirá desplazaros paseando a los principales lugares de interés sin tener que sacar el coche del parquin del hotel, algo a tener en cuenta, sobre todo, cuando se visita el casco antiguo, que está a 250 metros del alojamiento. Las dos playas de la ciudad también están muy cerca, aunque si optáis por no caminar, tenéis un bus en la misma puerta del Hotel Astari.

La segunda razón para alojaros aquí es el ambiente de tranquilidad y armonía que han sabido crear en los diferentes espacios. Podéis desayunar plácidamente tanto en el de la magnífica piscina, que ha sido recientemente remodelado y está abierto todo el año, como en el del agradable jardín, un lugar encantador para sentarse a leer a la sombra disfrutando del silencio o tomar una copa al atardecer. ¡Cómo se agradece que haya hoteles sin actividades de animación!

El tercer motivo de peso para escoger el Hotel Astari es el buen servicio. El personal de su equipo logra ese perfecto y difícil equilibrio entre no atosigar y que no se les pase por alto nada de lo que uno pueda necesitar o querer cuando se aloja en un hotel. Te servirán un smoothie o una comida donde y cuando prefieras, te recomendarán los sitios más interesantes de la ciudad en función de tus preferencias y te prestarán una sombrilla para ir a la playa o un libro de la biblioteca para leer.

Su cocina es otro punto a destacar: buena materia prima, bien tratada y a precios más que razonables con una cuidada sencillez que también se agradece. En cuanto a las habitaciones, puedes escoger vistas a la ciudad, a la piscina, al jardín, al mar o al jardín flotante de plantas naturales que han creado en el techo del restaurante.

No os perdáis...

Son de visita obligada las murallas, el fórum, el teatro, el anfiteatro y el circo romanos; la Catedral románica y gótica; las plazas de la Font, del Fòrum y del Rei; el barrio de pescadores de El Serrallo; el Mercado Central modernista y las bonitas playas de El Miracle y La Arrabassada. También deberéis pasear por la Rambla Nova hasta el Balcón del Mediterráneo.

Astari

Tarragona, 3.6 km de: Acueducto de les Ferreres o Puente del Diablo
8.0 Muy bueno (2003 Opiniones)
Muy bueno Limpieza 8.4 / 10
Ver precios

Un hotel con encanto en Tarragona para alimentar cuerpo y espíritu

1/3

Terra Dominicata es un hotel exclusivo (un Small Luxury Hotel of the World), ubicado a poco más de un kilómetro de Scala Dei, en la granja donde los monjes cartujanos fundaron su monasterio en el siglo XII a los pies del Parque Natural del Montsant y donde cultivaban sus vides, olivos y huertos. Sus 26 hectáreas de terreno son un remanso de tranquilidad desde el que explorar la comarca vinícola del Priorato, la cual debe su nombre a la influencia de la Orden de los Cartujos.

El hotel está concebido para aquellos que buscan descansar, relajarse, disfrutar de los beneficios de la naturaleza, de la buena gastronomía y de la estética que aúna lo mejor del diseño contemporáneo y de los materiales nobles propios de estas edificaciones. Aviso para navegantes: no esperes encontrar un televisor, aunque sí hay Wi-Fi y, a tu llegada, te harán entrega de una tablet para que puedas revisar tu correo o acceder a contenido online.

Los dos edificios históricos que conformaban la granja han sido rehabilitados y decorados por completo, con un gusto exquisito y respetando su arquitectura original. Entre ambos se reparten las 26 habitaciones superiores del hotel. Cualquiera que escojas te encantará por su elegancia, luminosidad y confort; cada una tiene su propia personalidad, no hay dos iguales. No obstante, si vas a alojarte en el hotel en invierno, intenta reservar una de las dos suites principales, ¡las chimeneas son todo un plus!

En la piscina exterior, las vistas a las viñas que rodean el Terra Dominicata nutrirán tu espíritu y en el Alma Mater, el restaurante del hotel, te seducirán con su cocina elaborada basada en productos de proximidad (incluyendo los de su propio huerto) y con los vinos de su bodega.

No te pierdas...

Seguro que, cuando pruebes la repostería de Paula Requena, querrás hacer con ella el taller de repostería. O quizá prefieras el de cócteles (pregunta al reservar, cada uno se realiza en sábados alternos).

¿Existe mejor combinación que hoteles rurales y spa?

Cataluña

Què maco! Hoteles rurales con spa en Cataluña

Terra Dominicata

8.9 Excelente (22 Opiniones)
Excelente Servicio 8.8 / 10
Ver precios

Relax total en un edificio histórico

1/3

Volvemos a la costa porque, a 15 kilómetros de Tarragona, en el casco antiguo de la villa medieval de Altafulla, encontramos un establecimiento muy singular: el Hotel Gran Claustre Restaurant & Spa, considerado hotel – monumento debido a que uno de sus dos edificios, del siglo XIII, está declarado Bien Cultural de Interés Nacional.

El edificio histórico, por el que se accede al hotel, conserva su estructura original, así como mobiliario antiguo restaurado perfectamente armonizado con la decoración moderna de líneas puras.

Uno de los espacios más mágicos de este hotel con encanto de Tarragona es el de su piscina exterior: el antiguo patio que, arquitectónicamente, recuerda a un claustro. Es fácil sucumbir al relax escuchando el sonido del agua y sintiendo la historia de sus muros de piedra, uno de los cuales, por cierto, es colindante con el Castillo de los Marqueses de Montserrat. Y si todavía quieres mimarte más, lo harán por ti en su tranquilo e íntimo spa del edificio moderno. ¡Te costará decidirte por alguno de sus múltiples tratamientos y masajes!

El edificio histórico también alberga algunas de las 39 habitaciones del hotel, todas ellas diferentes entre sí. Resalta la habitación Gran Claustre por los altos techos, el solárium con jacuzzi y las impresionantes vistas a la villa de Altafulla y al mar que se contemplan desde su terraza.

En el restaurante del hotel, Bruixes de Burriac, reconocido en la Guía Michelin, podrás darte un homenaje gastronómico. Su propuesta está basada en la calidad de los productos de proximidad y temporada, con toques de cocina de autor y francesa. Se agradece que cuiden los puntos de cocción de las verduras, que el pescado proceda de las lonjas próximas y que respeten los sabores originales de la materia prima, así como que la repostería sea de elaboración propia.

No os perdáis...

Id a cenar o a tomar una copa al precioso Patio dels Tarongers (patio de los naranjos). Este espacio está justo al lado del hotel y también pertenece a ellos. Por las noches se disfruta de música en directo en un entorno al aire libre que rezuma historia. ¡Toda una experiencia!

Hotel Gran Claustre

8.2 Muy bueno (679 Opiniones)
Excelente Ubicación 8.5 / 10
Ver precios

Ver comentarios