Rototom-Benicassim-Playa-Calienta el sol por @Estela Msg

Por , 14 de septiembre de 2015

Los lunes al solecito, aire fresco, mar, montaña y buen rollo a más no poder.

Nunca había podido disfrutar de algo tan espectacular como el Rototom Sunsplash. Todas y cada una de las jornadas fueron merecedoras de un eterno bucle. Y es que el ambiente de este festival es inigualable, sin duda en 2016 me plantaré allí la primera, no me perdería por nada del mundo una experiencia así. Subidas en nuestro querido compañero de festivales nos dirigíamos a Benicassim con más ganas de vacaciones que nunca. Playlist preparada, música a toda potencia y el ritmo en la sangre. Y es que con Sixt todo mola más.

2

Primera línea de playa y ahí estábamos nosotras en nuestra querida casa durante tres días, las camas en los festivales siempre se aprecian más y es que con el amanecer y la brisa del mar se duerme mejor. Despertarse, asomarse al balcón y ver esa piscina que llevaba nuestro nombre. Como nos cuidan los chicos de Trivago.

5

Llegamos al recinto y nos enamoramos profundamente de su gente, de ese bienestar. Ya con la pulsera en la muñeca y de la mano de ticketea estabamos  listas para el primer concierto. Estrenamos el festival con Bunny Wailer en el Main Stage y es que la música nos llevaba, nos movía, nos daba todo y más. Siempre he sido fan de los DJs entre cambio y cambio, lo dan todo, están al 200% y estos podrían quedarse afónicos cada vez que nos decían “GO ROTOTOOOOOOOOM”.

Y entonces…llegó el momento, escenario listo para el espectáculo que iba a ofrecernos nuestros queridos Major Lazer. Clases gratis de step para todos, las luces, esas bailarinas, Diplo, Jillionaire, Walshy Fire y con ese fondo de Boaz van de Beatz. El lunes fue inmejorable. El mensaje que nos traían estos chicos era bastante claro “Peace is the Mission”. Desde Castellón se nos escuchaba corear “Blow kiss, fire a gun” y bailamos hasta quedarnos sin aliento, las agujetas merecieron la pena y cualquiera que estuvo allí dirá lo mismo. Las noches así son para narrar y recordar una y otra vez.

4

 

De camino al Ska Club una paradita para cenar y reponer fuerzas. En esos días no me dio tiempo a probar toda la comida del Rototom pero esos calamares me salvaron la vida y ahora los echo de menos. Bunny “Striker” Lee, amigos de festival, sol y sombra, el césped, esos helado que te roban el corazón, cerrar los ojos y sentir como todo da igual cuando la música te acompaña.

Primer amanecer, primera jornada finalizada. Hola querida cama, queremos nuestras merecidas horas de sueño. Pilas cargadas, batería al 100%, vamos a por el desayuno de campeonas, como reinas y señoras.

¡A LA PLAYA!

Y es que en este festival cualquier acción cotidiana vale por mil. Las carpas en la arena, buena música, mejor gente, hacer amigos en el supermercado y contarle al segurata los conciertos que se ha perdido y es que Juan ya es Íntimo.

Barbacoa para ir a tope, que la noche es larga y hay que volver a amanecer.

De nuevo al Main Stage y esta vez tan cerquita de Morodo que el corazón se nos acelera. La noche del martes todos fuimos como el fuego y cada vez que nos acercábamos nos prendíamos. Me cuesta describir con palabras la manera en la que disfrute de este concierto, fui como una niña con su juguete nuevo, cogida de la mano de mi querida Rebeca, cantándole a la cara y dándole valor añadido a cada momento.

Me habría quedado a vivir en la Dub Academy, anclados a los altavoces sintiendo como nunca la música. Respirando hondo y consumiendo la noche poco a poco.

Y como me prometieron Attila me llenó el corazoncito, que don, que chico, que voz ¡QUE CONCIERTAZO!

Y BOOM BOOM BOOM cerramos el Dancehall con Spider&Sultan, el buen rollito y las ganas de bailar no se acaban queridos. Skakeitan nos llaman desde el Showcase y lo acompañamos con algo frio para poder seguir el ritmo hasta que salga el sol.

Después de dormir como marmotas tocaba tostarse en la playa y darse un buen baño, huele a paella y patatas bravas.

Última jornada y tenía claro que no me movería del Ska Club, pensando en que lo bueno se estaba acabando. Y es que este festival me ha abierto un mundo nuevo, ha magnificado mis ganas de vivir la música de una manera diferente. De verdad os lo digo, si alguna vez tenéis la oportunidad de pisar Benicassim en estas fechas id a buscarme a la zona Dub y os llevare a los mejores lugares de este paraíso musical. Desde su gente, su gastronomía, pasando por su rinconcitos con encanto y ese aire puro que se respira.

Querido Rototom Sunsplash me has dejado marca en el corazoncito así que volveré el año que viene a por más y mejor.

A vosotros queridos festivaleros os digo que nos vemos en el Ebrovision, como diría mamá “Coger una rebequita por si refresca”.

Que la música os acompañe. #FestivalIdeal2