España

Magia y desconexión: una guía para saber qué ver en Menorca

Acompáñanos a conocer los imprescindibles de Menorca y descubre esta joya del Mediterráneo. Lo he dicho antes y lo repito: ¡probablemente, sea la isla más bonita del mundo!

Las Islas Baleares son todas paradisíacas. Cada una de las cinco grandes cuenta con personalidad propia, naturaleza imponente y mucha historia, sin embargo hay una que destaca por su ritmo pausado, su excelente conservación y un aura mística que invade cada uno de sus rincones: hablo de Menorca. En esta guía te indicamos algunos de los lugares que no te puedes perder, pero existen muchos, muchos más, aunque será tu misión descubrirlos. ¿Nos acompañas?

1. Despertar en un hotel boutique en el puerto natural más grande de Europa

La capital de Menorca es el punto de partida ideal para recorrer esta fantástica isla. Mahón, además de ser el núcleo de mayor importancia, cuenta con atractivos únicos que obligan a recorrer sus calles, tiendas y bares repletos de gente durante los meses de verano. Pero lo que claramente destaca en esta ciudad es su puerto, considerado como el segundo más grande de Europa y uno de los más grandes del mundo.

Entre los lugares que no puedes dejar de ver en Mahón están: el Museo de Menorca, ubicado en un convento del siglo XVIII; el Ayuntamiento, coronado por un reloj británico; el Bastión de Sant Roc, datado en el siglo XIV y que fuera la puerta principal de la muralla; la Iglesia de Santa María y su enorme órgano; Es Claustre, donde podrás acudir a los conciertos más animados; la fábrica de Gin Xoriguer, la ginebra con la que se prepara la deliciosa pomada; así como sus plazas y jardines donde podrás disfrutar de los bares y restaurantes que ofrecen una variadísima oferta gastronómica.

Casa Ládico Boutique - Adults Only

Mahón
9.1 Excelente (62 Opiniones)

2. Camina por las callejuelas de Ciutadella y enamórate de su puerto

Aunque esto pueda levantar algunas ampollas, no es difícil afirmar que Ciutadella es la población más bonita de Menorca. Cuenta con un patrimonio histórico difícil de igualar y su puerto es absolutamente encantador. La que fuera en el pasado la capital de la isla es, hoy en día, una ciudad de lo más animada, famosa por las fiestas de Sant Joan y sus caballos, así como la vida nocturna que se vive con muchísima intensidad. Pasea por el casco histórico, descubre sus plazas, visita la Catedral de Santa María, date un baño en la Platja Gran, admira el Castillo de San Nicolás, compra el mejor pescado en el Mercat des Peix y déjate encandilar por la brillante luz y la infinita calma que invade esta localidad.

3. Disfruta del atardecer sobre acantilados desde el faro de Punta Nati

En el extremo noroeste de la isla se sitúa el faro de Punta Nati, uno de los mejores lugares de Menorca para ver el atardecer. Situado sobre un acantilado y rodeado de curiosas baterías militares, este lugar bien parece el fin del mundo. Si decides quedarte después del atardecer, este también es un sitio ideal para ver las estrellas, ya que prácticamente no existe contaminación lumínica. Eso sí, no te olvides de llevar un cortavientos, ya que el viento de Tramontana puede pegar con fuerza, incluso en los meses estivales.

4. Practica senderismo y date un baño en Cala Pilar

La costa norte de Menorca esconde una cala de belleza sublime. Cala Pilar es un tanto diferente al resto de playas de la isla. No cuenta con acceso en coche, por lo que tendrás que caminar unos 45 minutos aproximadamente a través de bosques que, por sí mismos, merecen la pena ser recorridos. El contraste de arena dorada, tierra arcillosa y aguas de color azul imposible hacen de este uno de los rincones de la isla que simplemente no te puedes perder.

5. Emociónate con las vistas desde los acantilados del Far de Cavallería

Ubicado sobre un acantilado que se acerca a los 100 metros de altura, el Far de Cavallería es uno de los más icónicos de Menorca. Se ubica en la punta más septentrional de la isla y su construcción se remonta al año 1857. Fue levantado para impedir cientos de naufragios que sucedían trágicamente en este particular rincón. El camino hasta Cavallería, una lengua de tierra de aproximadamente 3 km es impresionante y podrás encontrar calas preciosas a ambos lados. No dejes de entrar a la pequeña cueva que recorre un oscuro camino hasta el acantilado, eso sí, tendrás que luchar con el vértigo para llegar al final.

6. Recorre el camino que lleva a la Cova des Coloms y deja que su majestuosidad te seduzca

La Cova des Coloms es una imponente cavidad en la tierra que parece sacada de una película de ciencia ficción. Sus enormes dimensiones (300 metros de largo, 15 de ancho y 24 de alto) hacen que adentrarse en sus profundidades te genere la sensación de ser muy pequeño. Hay dos formas de acceder: la primera es desde Es Migjorn Gran y la otra es de la playa de Binigaus. Yo recomiendo comenzar en el pueblo y terminar en la playa, ya que así, el día será de lo más completo.

7. Salta de playa en playa andando, a caballo o en bicicleta por el Camí de Cavalls

La costa de Menorca cuenta con un sendero que discurre a través de toda su circunferencia a tan solo unos metros del mar. Este camino histórico data del año 1330 y si bien se ha utilizado como camino defensivo y comercial, hoy en día es el recorrido perfecto para conocer la isla de forma tranquila, pausada y siempre en contacto con la naturaleza. El GR223 cuenta con 185 km de recorrido y se distribuye en 20 etapas, sin embargo, no es necesario hacerlo entero, se pueden cubrir tramos para llegar a playas a las que solo se puede acceder a pie y que suelen ser menos concurridas. Yo te recomiendo ir a Cala Escorxada, a la cual se accede desde Binigaus.

8. Viaja al pasado en la Naveta des Tudons, el edificio más antiguo de Europa

Menorca no son solo calas y playas, también la historia -mejor dicho, la prehistoria- ha dejado su marca en este lugar. En la isla existen cientos de construcciones de la época talayótica, pero destaca La Naveta Des Tudons, un monumento funerario con miles de años de antigüedad que es considerado como el edifico más antiguo de Europa. Te recomiendo que visites también el poblado talayótico de Trepucó, el de Torrellafuda y el de Torretrencada, te transportarán a épocas tan lejanas que te harán imaginar cómo era la isla cuando la mano del hombre apenas había dejado huella.

9. Túmbate en la arena y refúgiate en las cuevas de Binigaus

Ubicada en la costa sur de la isla, la playa de Binigaus es un paraíso de arena blanca, limitada por un mar de intenso azul turquesa y por un pinar que ofrece la sombra necesaria para hacerse una siesta o para recorrer el Camí de Cavalls sin morir de calor. Si bien es una playa virgen, es bastante accesible ya que cuenta con un parking donde encontrarás un chiringuito que viene muy bien para saciar tu sed y tu hambre. Si decides caminar hasta el final de la playa, encontrarás unas cuevas de piedra rojiza que invitan a entrar para refugiarse del sol.

10. Degusta la mejor caldereta de langosta en Fornells

Fornells es un encantador pueblo de pescadores ubicado en la costa norte de Menorca. Coquetas casas encaladas que rodean la espectacular bahía, otorgan un encanto especial a esta población donde es sabido que la caldereta de langosta se prepara mejor que en ningún otro lugar de la isla. Las salinas junto al camino son la señal de que te encuentras en este bonito pueblo donde podrás también practicar deportes acuáticos, o bien, visitar las playas cercanas como cala Tirant, Cavallería o Cala Pregonda.

11. Tómate un cóctel y camina junto al mar en Cales Fonts

Dentro del puerto de Mahón se forma uno más pequeño, pero con un encanto enorme. Cales Fonts pertenece a la localidad de Es Castell, a tan solo 2 km de la capital. Pequeñas barcas se reflejan en el mar que delimita el paseo donde encontrarás una enorme variedad de restaurantes donde degustar los mejores platos mediterráneos. Aquí existen opciones para todos los presupuestos pero yo te recomiendo El Chivito, un lugar superauténtico donde los precios son más que asequibles.

12. Avista aves, báñate en Cala Tortuga y disfruta de las vistas del Faro de Faváritx en la Albufera des Grau

Como bien sabes, Menorca es una Reserva de la Biosfera, y el área protegida de S’Albufera des Grau, con sus más de 5.000 ha protegidas son de máxima importancia en esta denominación. Aquí la fauna muy variada, sin embargo, las aves acuáticas y rapaces tienen especial relevancia. En tu recorrido verás que no es difícil encontrarse con águilas, garzas y cormoranes sobrevolando el lugar. Recorre el parque natural a través de sus rutas marcadas -no necesitas más de una hora- y termina en el Faro de Faváritx o en playas como Cala Tortuga para refrescarte y tomarte un merecido descanso.

13. Pasea entre coquetas casas blancas y vive la esencia mediterránea en Binibeca

Simplemente no puedes irte de Menorca sin visitar Binibeca Vell. Este pequeño pueblo de pescadores es el resumen perfecto del encanto de esta isla balear. Piérdete por las laberínticas calles delimitadas por casas blancas, adornadas con el contraste de las buganvillas, que trazan un camino hasta el pequeño puerto. Ahora, si lo que quieres es darte un chapuzón, entonces recorre Binibeca Nou, encontrarás desde una playa de arena blanca y aguas cristalinas, hasta piscinas naturales formadas por las rocas que dan forma a la isla.

14. Báñate en las piscinas naturales de Binisafúller

A un costado de Binibeca se encuentra Binisafúller, una urbanización con una ubicación envidiable, ya que cuenta con una cala preciosa, así como con una piscina natural conocida como S’Olla, donde podrás saltar desde las rocas al transparente mar y darte un baño revitalizador y refrescante. Te recomiendo visitar la Cala de Binidalí y la Cala de Biniparratx para después dirigirte a Cap d’en Font y admirar el atardecer con vistas del mar y los acantilados.

15. Sal de fiesta y disfruta de las mejores vistas en la Cova d'en Xoroi

Cala en Porter guarda uno de los mayores atractivos de la isla, la Cova d’en Xoroi, una cavidad natural situada en un acantilado desde donde las vistas son, probablemente, las mejores de la isla. Pero, por si esto fuera poco, es también un bar de día y discoteca por la noche. No dejes de consultar la programación del lugar porque siempre encontrarás DJ’s y conciertos de primer nivel para coronar tu visita a esta joya mediterránea.