Portugal

Qué ver en el Algarve: dónde ir, dónde dormir y las mejores playas

¿No sabes por dónde empezar? No te preocupes, aquí encontrarás una guía con toda la información necesaria para tu escapada portuguesa.

Conocido por el sol que brilla durante todo el año, las playas paradisíacas, sus piscinas naturales y los animados bares, el Algarve lo tiene todo. Las playas y el mar, con sus diferentes tonos de azul, te invitan a disfrutar de unas vacaciones inolvidables. Pero no todo se reduce a la costa, también encontrarás sierras y podrás descubrir la cultura algaravía. Aquí las personas viven en armonía con la naturaleza y mantienen las tradiciones de antaño.

Portimão y Albufeira son ciudades repletas de entretenimiento, tanto de día como de noche; Lagos te sorprenderá por su historia, marcada por la era de los Descubrimientos portugueses; Faro es la puerta de entrada a la región; Tavira es un escaparate de la arquitectura tradicional y en Loulé se encuentran algunos de los lugares más conocidos del Algarve, como Vilamoura o Quarteira.

Estos son los destinos que te mostraremos en detalle para que descubras qué ver en el Algarve, cuáles son los puntos de interés y cuáles son sus mejores playas. En esta guía creada en colaboración con Turismo de Algarve (¡nadie conoce la región mejor que ellos!) te mostramos también los mejores hoteles para que tu viaje salga a pedir de boca.

Albufeira

Conocida por el mar, las famosas playas, los acantilados y sus pintorescas rocas, Albufeira tiene el ritmo de cualquier metrópoli turística. Durante el día, todos disfrutan del buen clima, pero cuando el sol se pone, son los restaurantes, bares y clubes los que toman protagonismo e iluminan la noche. Aunque a pocos kilómetros hacia el interior todo cambia.

Almendros, higueras, pinos y naranjos salpican el paisaje de vegetación. El trazo de las famosas chimeneas destaca sobre el rojo ocre de los tejados. Las aldeas bucólicas son una invitación para conocer una vida diaria muy diferente, en la cual predomina la naturaleza y la tranquilidad. Cielo, mar, arena suave y dorada; ¡unas vacaciones que quedan en el recuerdo de quienes visitan Albufeira!

Portimão

El Algarve de las vacaciones es conocido por el sol y la playa, pero Portimão y su municipio tienen mucho más que ofrecer. La belleza de la ría de Alvor, el encanto de los campos cultivados, las colinas cubiertas de pinos y flores silvestres que suben por las colinas, el perfil blanco de la iglesia que corona la cima y las calles estrechas del antiguo barrio de comerciantes.

Además, deportes como vela, windsurf, parasailing, esquí acuático y buceo, por nombrar solo algunos, son muy populares aquí. ¡No hay forma de aburrirse! Todas estas características y oferta definen el carácter de ciudad secular de Portimão, sumado a la presencia del mar y el increíble arenal de la Praia da Rocha. Si ya te has decidido a visitar la región pero no quieres gastar de más, echa un vistazo a estos hoteles baratos en el Algarve.

Hoteles en Portimão

3564 Hoteles
Ver hoteles

Loulé

Loulé es una ciudad de contrastes y encantos. Aquí encontrarás una capilla que es todo un tesoro de arte y también las famosas almenas del castillo medieval. Te sorprenderá ver el verde de los huertos de manzanos y la vegetación salvaje en las sierras, las diferentes formas de las características chimeneas blancas, hechas de filigrana y arte, y las estrechas calles donde los artesanos mantienen sus antiguas tiendas y tradiciones.

En esta ciudad se vive la vida cosmopolita de un gran centro turístico. Jugar al golf o al tenis, ir al casino o visitar el puerto de Vilamoura son algunas de las propuestas para pasar unas divertidas vacaciones, aunque también podrás refugiarte en el silencio de la naturaleza si lo que buscas es desconectar. Todo esto forma parte de un viaje de luz y color, de vida y alegría, en el municipio de Loulé.

Hoteles en Loulé

1559 Hoteles
Ver hoteles

Lagos

Las esculturas gigantes hechas por las olas y el mar cristalino, las cuevas iridiscentes, las numerosas playas que se caracterizan por sus acantilados ocres y arenales suaves o las casas que decoran el paisaje de blanco y verde.

O tal vez el oro reluciente de la talla barroca que recubre las paredes de la iglesia, los muros que evocan antiguas batallas o la presencia de los navegantes portugueses que, en frágiles carabelas, revelaron los primeros secretos de los océanos. Estas son solo algunas partes de un itinerario por una ciudad que se enorgullece de su participación en la historia de los Descubrimientos. ¿Nos vamos ya?

Tavira

Esta ciudad cuenta con diferentes tesoros para sorprender a sus visitantes. Por un lado, las playas con largos arenales donde predomina la tranquilidad. Por otro, su castillo y las numerosas torres de las iglesias, las casitas blancas con sus típicas chimeneas algaravías y las colinas cubiertas de higueras y almendros. A lo lejos, los horizontes infinitos de playa y mar y los vastos espacios de sierra y vegetación donde vuelan las águilas, los pájaros cantan y las flores florecen.

Esto es apenas un bosquejo de los muchos encantos de Tavira y su municipio. Una invitación a un viaje lleno de aventura en esta que es una de las ciudades más bellas y encantadoras de la región y un punto que hay que ver en Algarve obligatoriamente si se sigue un itinerario cultural.

Hoteles en Tavira

2280 Hoteles
Ver hoteles

Faro

Faro es el escenario de playas donde abundan las aves como el flamenco. Mientras, las suaves colinas dispuestas como en un anfiteatro, donde nacen árboles frutales, enmarcan el paisaje de fondo. Las aldeas, donde la vida tiene el ritmo pacífico de antaño, presentan tesoros y revelan testimonios de la grandeza de los nobles romanos. Las murallas, que rodeaban la ciudad árabe y medieval, todavía son visibles en la actualidad, así como los vestigios del pasado en forma de iglesias y museos.

Aquí también descubrimos el perfil de las casas soleadas, testimonio de antiguas opulencias, y las estrechas calles salpicadas con hogares encalados, que recuerdan la herencia árabe. Esto resume bien una visita a Faro, una ciudad donde hay mucho por ver, apreciar y recordar.