Islas Canarias

8 claves para disfrutar de Lanzarote con niños

No te pierdas las recomendaciones de esta mami viajera con los mejores planes para disfrutar de Lanzarote con niños y aprovechar la isla al máximo.

Lanzarote es, sin duda, uno de los mejores destinos para viajar en familia. En pocos lugares de Europa podrás asegurarte buen tiempo todo el año y un montón de planes divertidos e interesantes para grandes y pequeños. Cultura, naturaleza, tradición y muchas playas son solo algunas de las cosas que os esperan aquí si decides descubrir Lanzarote con niños.

Clara B. Martín

Clara tuvo muy claro desde bien pequeña que quería viajar. “Uno de los regalos que recuerdo con más cariño fue un globo terráqueo”, confiesa. Aunque su hogar ahora es Madrid, ella, su pareja y sus pequeñas Sofía y Olivia andan de aquí para allá siempre que pueden. ¿Uno de sus lugares preferidos para disfrutar en familia? ¡Lanzarote!
Clara B. Martín

1. Deslizarse por los toboganes del H10 Suites Lanzarote Gardens

Al viajar con niños es importante que ellos tengan también sus momentos de ocio y diversión. Una de las mejores opciones es elegir un hotel donde puedan desconectar y descansar después de las visitas culturales que te propondré a continuación. Mi recomendación es el H10 Suites Lanzarote Gardens, en Costa Teguise. Este alojamiento en Lanzarote es ideal si viajas con niños porque cuenta con amplias suites y habitaciones familiares, un programa de animación muy completo para pequeños y adolescentes y una divertida zona de ocio infantil en la piscina. Eso sí: ¡tal vez te costará que salgan del hotel!

H10 Suites Lanzarote Gardens

Entre los mejor valorados
Costa Teguise
8.6 Excelente (2972 Opiniones)

2. Descubrir el encanto de Teguise

La que fuera capital de Lanzarote hasta 1852 está declarada conjunto arquitectónico-histórico-artístico y es una de las villas más antiguas de la isla. Pasear por sus calles empedradas y hacer mil fotos para el recuerdo frente a sus preciosas casas blancas salpicadas de verde en puertas y ventanas puede ser una divertida forma de pasar la tarde. Además, los domingos es día de mercado y por la mañana Teguise se convierte en un animado pueblo lleno de puestos con artesanía local, ropa, souvenirs y delicias gastronómicas. ¡No os lo perdáis!

3. Zambullirse en las piscinas naturales de Punta Mujeres

Punta Mujeres es una pequeña villa marinera al noreste de la isla en cuya bahía se han formado numerosas piscinas naturales gracias a las estructuras de lava. La mayoría de éstas cuentan con escaleras para bajar y una pequeña zona de cemento para poder estirar la toalla. Es una buena forma de disfrutar del mar sin tener que preocuparse por quitarse la arena.

4. De excursión por el Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya debería ser visita obligada si viajas a Lanzarote con niños. ¡Es uno de mis planes favoritos para hacer en familia! El paisaje, lo más parecido al planeta Marte, es un espectáculo geológico compuesto por volcanes y campos de lava que deja alucinados a grandes y pequeños.

Además de la Ruta de los Volcanes que se hace en autobús, también podréis presenciar y participar en algunas demostraciones de las anomalías geotérmicas del terreno, como volcar un cubo de agua en uno de los agujeros excavados en la tierra y que se convierta al instante en vapor de agua; ¡los niños se sorprenden muchísimo! Para comer, acercaos al restaurante El Diablo, donde cocinan con el calor que emana del interior de la tierra. Interesante, ¿verdad?

5. Dar un salto a La Graciosa

A La Graciosa la consideran la octava isla canaria y, posiblemente, es la más desconocida de todas. Un lugar donde desconectar del mundanal ruido, pegarse un chapuzón en sus playas de agua cristalina y caminar sin prisa por sus calles de arena. Al estar tan cerca se convierte en el destino perfecto para hacer una excursión de un día. Desde Órzola, en el norte de Lanzarote, parten barcos cada media hora hasta Caleta de Sebo, la capital de la ínsula vecina. Una vez allí podréis recorrer La Graciosa entera con uno de los taxi-jeeps que hay en la isla o incluso hacerlo en bicicleta. Tampoco podéis perderos sus maravillosas playas. ¿Mis favoritas? La de La Francesa y la playa de Las Conchas, considerada una de las playas más bellas de Canarias.

6. Sumergirse en el universo de César Manrique

El legado cultural de la isla viene innegablemente unido a un nombre: César Manrique. Este escultor, pintor y arquitecto utilizó su isla natal como lienzo, uniendo el arte y el urbanismo con la naturaleza de forma pionera y asombrosa. Entre sus obras más famosas y que merece la pena visitar está el Jardín de Cactus, que cuenta con más de diez mil especies distintas y es un ejemplo de intervención arquitectónica integrada en el paisaje. La vegetación de mil formas, tamaños y colores no deja indiferente a ningún visitante. Tampoco lo hacen las hamburguesas de cactus (¡sí, sí!) que sirven en el bar, hechas a base de tunera y acompañadas por pan de tomate con un fotogénico color rosa. ¡Imprescindible en tu viaje a lanzarote con niños!

7. Viajar al interior de la Tierra

También obra de Manrique, los Jameos del Agua es una construcción que cuenta con tres aberturas en el interior de un túnel volcánico producido por la erupción del Volcán de la Corona. Es una visita genial para hacer con niños ya que aquí podrán ver los diminutos cangrejos albinos (únicos en el mundo) que habitan en sus aguas. Por otro lado, encontramos la Cueva de los Verdes, que al igual que la anterior, sus túneles fueron creados por la lava volcánica ésta cuando entró en contacto con el mar. La visita se lleva a cabo a través de una red de galerías llenas de estalactitas de magma. Es como adentrarse en el interior de la Tierra y para los peques puede ser una experiencia inolvidable.

8. Nadar en una de las mejores playas del mundo

Situada en el Parque Natural de los Ajaches y rodeada de un entorno natural salvaje increíble, Papagayo está considerada una de las más espectaculares playas de Lanzarote y de España. ¿Sabías que el canal norteamericano CNN la incluyó en su listado de las mejores playas del mundo recientemente? Al estar protegida del viento por los peñones que la rodean, es ideal para ir con niños. Aparte, sus aguas tranquilas y cristalinas son perfectas para practicar snorkel.

Si tenéis algo más de tiempo, también podéis aprovechar el viaje y pasar un par de días en Fuerteventura; es también un buen destino para viajar en familia y el trayecto en ferri dura apenas media hora.