España

3 hoteles rurales en Ibiza para restaurarte y volver como nuevo

Existe una Ibiza interior, todavía muy desconocida, que vive al margen de todo lo que supone la masificación turística. Estos campos y sus gentes son los que conservan intacta el alma de la isla.

Si tu ideal de descanso es alimentar tus sentidos, que te mimen, redescubrir el silenciovisitar pequeños pueblos donde se conservan las tradiciones, perderte por senderos por los que todavía pastan ovejas y cabras, reencontrarte en la armonía de la naturaleza, rodearte de buen gusto y cuidarte con alimentos frescos recién cogidos de la huerta, sigue leyendo. En esta selección encontrarás el tuyo, ¡seguro!

Estos 3 hoteles rurales en Ibiza te ofrecen la ubicación, la arquitectura, el entorno, la tradición, la filosofía de vida, la gastronomía, la comodidad, los servicios y la calidez en la atención que te permitirán desconectar de todo y conectar con lo mejor de la isla bonita porque, además, los 3 están situados a pocos kilómetros de capital y de Santa Eulària des Riu, y a cinco minutos en coche de las mejores playas y calas. ¡Solo tienes que escoger el que se adapte más a lo que tienes en mente!

Es Mirador de Can Prats, el vergel de la Ibiza rural

1/4

La casa payesa de Es Mirador de Can Prats data de hace 400 años y sus propietarios han sabido conservarla respetando los tradicionales elementos arquitectónicos primigenios, lo que ya da muchas pistas sobre este hotel rural de tan solo 6 habitaciones.

Las vigas del techo, por ejemplo, fueron transportadas en su día hasta allí en carros, y por los caminos de tierra, porque están hechas de sabinaun preciado árbol autóctono de lento crecimiento que desprende un aroma único y cuya madera adquiere unas tonalidades preciosas. También conservan el antiguo horno de leña donde todavía elaboran pan artesanalmente, los pozos que recogen el agua de lluvia de los techos, los ventanucos y portones que protegían a sus dueños de los ataques piratas, los gruesos muros de piedra…Can Prats es, en el sentido literal de la palabra, una casa payesa auténtica.

El hotel es, de hecho, uno de los pocos establecimientos de la isla que puede considerarse realmente de agroturismo. Está ubicado en una finca de 165.000 m2 con incontables árboles: olivos y algarrobos milenarios, higueras, almendros, aguacates, chirimoyos, plátanos, árboles de papaya, caquis, naranjos, limoneros, nísperos y una variedad de cerezos que dan un tipo de cerezas tan buenas que son famosas en el vecino pueblo de Sant Carles de Peralta. Y como no utilizan productos químicos, ¡pasear por la finca picoteando directamente de los árboles es uno de los placeres perdidos que podrás recuperar en Can Prats!

También podrás saborear los frutos de su huerto ―si quieres desestresarte haciendo un poco de laborterapia, te enseñarán cómo se cuidan los cultivos― probar la deliciosa miel de sus colmenas y volver a comer un huevo frito de verdad, porque las gallinas allí viven en completa libertad, como las ovejas, las cabras y los pavos que campan a sus anchas.

Aprovecha esta maravilla de lugar para desayunar al aire libre con vistas al mar, ¡algunos días se divisan hasta las casitas blancas de Formentera! Solo tienes que decirles en qué rincón quieres que te traigan la bandeja después de pedir a la carta un zumo natural, embutidos, leche de almendra natural, quesos elaborados con tomillo o romero por los payeses locales, sobrasada… ¡cada mañana te preguntan cómo quieres desayunarte!

La inmensidad del terreno de la finca te permitirá hacer largas caminatas respirando el aire puro que llega de los bosques de pinos aromatizado por las flores que crecen por doquier (mmm…el azahar). Y si quieres hacer un poco más de cardio, te alquilarán la bici que les pidas y te recomendarán rutas de senderismo que ellos conocen bien.

Por la noche, no dejes de mirar al cielo: la contaminación lumínica es 0, por lo que, si ha hecho un buen día, la bóveda de estrellas será espectacular. Y como allí nada perturba el silencio, después dormirás como un bebé en tu espléndida y cómoda habitación.

Limonero Agroturismo Is Mirador De Can Prats

Ibiza

Can Curreu, la sencillez elevada a la exquisitez

1/4

En el Hotel Rural & Spa Can Curreu han sabido elevar a la exquisitez la sencillez de la vida rural ibicenca, y conservando su esencia; lo que lo convierte en uno de los establecimientos más exclusivos de la isla, además de ser el primero de toda Ibiza en abrir sus puertas como hotel rural.

Ubicado en una ladera en mitad del campo a las afueras del encantador pueblo de Sant Carles, la casa payesa original construida hace 200 años tiene una bonita historia que ha quedado plasmada en su nombre: el bisabuelo del actual propietario, además de trabajar en unas minas, era el encargado de repartir el correo a los habitantes de la zona cuando volvía en carro de la capital; de ahí el nombre de Can Curreu (curreu significa correo, en catalán). Sin duda, este reconocimiento a sus raíces responde a una filosofía de vida que es la que hace único este lugar.

Arquitectónicamente, el hotel ha respetado la tradición insular: alrededor de la casa principal se iban construyendo corrales y cuadras a medida que iban aumentando las necesidades de la familia. Estas dependencias fueron exquisitamente transformadas en su día en las actuales habitaciones, de modo que todo el conjunto queda armónicamente integrado en el paisaje.

Cada habitación se alza a una altura diferente del terreno y emana su propia personalidad, aunque disfrutarás de una preciosa y luminosa terraza con vistas al valle te alojes en la que te alojes. Te costará abandonar la privacidad y el confort de la habitación, pero cuando lo hagas, te envolverán los numerosos árboles frutales, flores y hortalizas, la piscina te llamará y te acogerán los diversos rincones que irán apareciendo a tu paso invitándote a sentarte y tomar algo o a tumbarte en una confortable hamaca a respirar la pureza del aire.

Si todavía necesitas más relax, el spa de Can Curreu es conocido por sus instalaciones y tratamientos wellness, ¡déjate cuidar! Y si para librarte del estrés necesitas acción, puedes salir a caballo (tienen cuadra propia) por los bonitos senderos, ir al gimnasio o reservar una salida en barco para navegar por la costa e incluso navegar hasta Formentera. A la vuelta, te espera el buen hacer del equipo del restaurante: excelente cocina a base de pescado y marisco fresco, verduras de su propia huerta, el mejor jamón ibérico, carne de primera y una magnífica bodega.

Can Curreu

Entre los mejor valorados
Santa Eulalia
8.8 Excelente (10 Opiniones)

Can Arabí, un plácido refugio a 5 minutos de Ibiza capital

1/3

Can Arabí está a tan solo 3 kilómetros de la ciudad de Ibiza, a 5 minutos en coche de Santa Eulària y al lado del pueblo de Puig del Valls; sin embargo, es el refugio perfecto para aislarte de todo cuando lo necesites.

En su día, esta casa rural fue una vaquería, que ha sido restaurada conservando su carácter original. Además de su destacable arquitectura, lo primero que llama la atención cuando te adentras en esta finca es el aroma a naranjos y limoneros, ¡hay miles por todo el terreno! Estos frutales conviven con olivos, palmeras y espacios ajardinados en los que vas encontrando pérgolas aisladas con tentadoras hamacas para disfrutar del aire libre en privacidad.

Otro espacio muy especial es el de la piscina: los porches que la bordean, la vegetación que aparece exuberante mires donde mires y la combinación del blanco y el azul crean como un pequeño oasis en el que uno siente la placidez de lo que está en equilibrio creando armonía.

Lo cierto es que en Can Arabí todo transmite placidez porque está decorada con gusto. Los materiales naturales casan perfectamente con la atmósfera, potenciándola y haciéndola cálida. La limpieza es impecable y, además, el personal es sumamente atento: no dudes en pedirles recomendaciones sobre qué visitar o adónde ir a comer, se conocen perfectamente la zona.

Las habitaciones son espaciosas y muy agradables, con vigas de madera en los techos, buenas camas, cuartos de baño amplios y bien equipados, y salida a terraza o balcón, dependiendo del tipo de habitación que escojas. ¡Uno no se cansa de admirar las vistas! Las suites y las dobles de luxe, además, tienen jacuzzi.

En su restaurante puedes desayunar, comer y cenar en el interior sin perderte el paisaje gracias a las enormes cristaleras, pero lo mejor es hacerlo fuera llenándose los pulmones de oxígeno y aromas. ¡No te pierdas la terraza donde está el horno de leñala fuente y las columnas que la abren al jardín!

Y antes de terminar esta selección de 3 hoteles rurales en Ibiza, unas cuantas recomendaciones especiales más para restaurarte y volver como nuevo.

Can Arabí

Ibiza
8.8 Excelente (25 Opiniones)