España

Casas rurales en País Vasco que hacen los sueños realidad

El País Vasco huele a hierba mojada y txakoli, suena a la brisa del Cantábrico acariciando bosques escondidos y su característico sabor mezcla ingredientes de su rica tradición cultural con sofisticados toques de vanguardia. Bastará con pasar unos días en alguna de estas casas rurales del País Vasco para comprender los motivos por los que es uno de mis destinos favoritos y muy probablemente, también se convierta en el tuyo.

Quienes buscamos relajación y descanso, disfrutamos de la gastronomía y recargamos energías en contacto con la naturaleza, damos en esta provincia con lugares que parecen hechos a nuestra medida. Visitar sus rincones más naturales y auténticos, lejos del turismo de masas pero muy cerca de los pequeños placeres, es una experiencia que todo el mundo debería vivir al menos una vez en la vida.

Rodeados de naturaleza a un paso de San Sebastián

1/4

El señorial caserío Unanue Zar, construido entre los siglos XV y XVI y rodeado de manzanos, fue reconvertido en el hotel Heredad De Unanue por los hermanos Olaizola a finales de 2018. Desde entonces, se ha convertido en uno de los secretos mejor valorados de la ciudad y también, en una de mis casas rurales favoritas en el País Vasco.

Ubicada en el cinturón verde de San Sebastián, a poco más de 10 minutos en coche del Casco Viejo, se trata de pequeño remanso de paz que brilla por su autenticidad. Uno de los pocos lugares donde es posible dormir en plena naturaleza, desayunar el zumo extraído de las manzanas de su propio huerto, y a la vez, gozar del encanto de una de las ciudades más coquetas de toda la península.

¿Qué tiene de especial?

Los siete hermanos que idearon este exquisito hotel rural no querían que fuera un hotel al uso, sino mantener la esencia de una casa familiar donde sentirnos en nuestro propio hogar y sin duda, lo han conseguido. El rústico exterior de este caserío y sus paredes de piedra contrastan con la modernidad de su cálido interior, donde encontramos fotografías que relatan la historia de la diáspora vasca, impolutos suelos de madera y mamparas de cristal creando un la perfecta fusión entre diseño e historia.

Heredad De Unanue

San Sebastián
9.2 Excelente (60 Opiniones)

Barbacoas y piscina climatizada en “la pequeña Suiza"

El antiguo caserío Lekunberri, construido hacia 1900, alberga hoy el alojamiento Urkulu Landetxea, una de las casas rurales en el País Vasco con las mejores vistas de toda la provincia. Ubicado a tan solo un par de kilómetros del municipio Aretxabaleta y a los pies del monte Kurtzebarri, este caserío domina todo el valle ofreciendo una inmejorable visión del pantano de Urkulu.

Desde cualquiera de sus habitaciones, si miramos por la ventana, observamos un paisaje de montañas verdes extendiéndose frente a nuestros ojos hasta horizonte y entendemos por qué este enclave del interior de Guipúzcoa es considerado “la pequeña Suiza”. Nuestros anfitriones, Monika y Fernando, no solo eligieron uno de los mejores enclaves naturales para su casa rural, sino que además consiguieron crear un espacio lleno de detalles para hacernos felices.

¿Qué tiene de especial?

En el tradicional “txoko” podemos encontrar leña para hacer barbacoas tanto en el interior (si el día está nublado) como en exterior, donde podremos disfrutar del aire fresco de las montañas rodeados de los árboles frutales, las flores y las plantas aromáticas que pueblan su jardín. Además, Urkulu Landetxea cuenta con un campo de fútbol de césped natural, mesa de pin pon, una zona de columpios para los más pequeños y lo mejor de todo: una piscina climatizada para seguir relajando el cuerpo tras un día de excursión en la naturaleza.

Urkulu Landetxea

Aretxabaleta
9.4 Excelente (253 Opiniones)

Un oasis de paz a 10 minutos de Bilbao

Cuando alguien me pide consejo para un viaje a Bilbao, no me lo pienso dos veces y siempre insisto en el mismo alojamiento: Errota-barria tan solo 10 minutos en coche del centro de la capital vizcaína, es una de las casas rurales en País Vasco capaz de enamorar a cualquiera. A poca distancia del Parque Natural del Urdaibai y las playas de arena fina que surcan la costa, este alojamiento rural es una auténtica delicia para amantes de la naturaleza.

Construida sobre un antiguo caserío-molino del siglo XIX, alberga siete habitaciones, casi todas con balcones para disfrutar al máximo de la belleza del entorno. En su espacioso jardín, escuchamos el sonido del arroyo colindante y podemos observar rebaños de ovejas recorriendo los montes en las cercanías.

Tanto en las espaciosas habitaciones como en las zonas comunes aparecen puertas y ventanas con preciosas formas talladas a mano, mientras los suelos de pizarra y las paredes de vidrio de sus baños aportan frescura a los espacios. Fibras naturales, antigüedades de la granja original y lámparas vintage completan su personalidad rústica y chic.

¿Qué tiene de especial?

La propietaria, Lourdes, se ocupa de cada detalle en el hotel, y en el desayuno, hornea las dos hogazas de pan, una blanca y otra integral con semillas de centeno que coloca junto a frutas, yogures, cereales, quesos, embutidos y tartas caseras. En cuanto vuelvas a casa, echarás de menos sus mermeladas y su original mantequilla de manzana con especias.

Errota-barri

Entre los mejor valorados
Munguía
9.3 Excelente (225 Opiniones)

La mejor casa rural en País Vasco para disfrutar del agroturismo

A tan solo 3 km de Zumaia, 4 km de Guetaria y 7 km de Zarautz, Jesuskoa tiene una ubicación estratégica que permite recorrer con total comodidad algunos de los parajes con más encanto de la Costa Vasca, pero además de la cercanía de estos apetecibles parajes, lo que hace único es su arraigada conexión con la naturaleza más cercana.

Ocho generaciones de la familia Oliden han sido testigo de la transformación de este de edificio de piedra originalmente erigido por los jesuitas en el siglo XVIII. En otra época, el espacio que hoy ocupa el hotel, sirvió como almacén para guardar los materiales con los que se construyó la Basílica de Loiola, ocupó el hogar de ganaderos y agricultores y, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los mejores alojamientos para disfrutar del agroturismo en el País Vasco en el siglo XXI.

¿Qué tiene de especial?

Jesuskoa cuenta con su propia granja y por las mañanas, es posible ir a recoger huevos frescos que degustar en el desayuno. La familia que lo regenta es parte del Club Amigos de las Abejas y han cedido parte de su terreno para que puedan polinizar, así que podrás probar su miel directamente del panal y, como cuentan también con huerto propio, todos los productos que utilizan en su restaurante, ofrecen el mejor sabor de la tierra.

Casa Rural Jesuskoa

Zumaia
9.2 Excelente (123 Opiniones)

Lujo sostenible al abrigo de los bosques

¿Imaginas poder bañarte en una piscina exterior rodeado de paisajes que quitan el hipo incluso en invierno? Es una de las muchas ventajas que ofrece Ea Astei, un complejo con cinco casas rurales en pleno corazón de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, a poca distancia de Gernika y Lekeitio.

Tres de estas casas conservan estructuras de carácter histórico y ocupan el lugar de lo que fuera un antiguo caserío del siglo XV, el granero y un hórreo. Las dos restantes, de construcción moderna, se funden a la perfección con el paisaje natural y el carácter del espacio, y todas ofrecen ventanales para sentirnos sumergidos en los frondosos bosques que nos rodean invitándonos a explorar.

Los amantes del diseño encontrarán aquí cientos de detalles que admirar ya que estas casas de ensueño, no solo han logrado capturar con ingenio y elegancia la esencia del entorno, sino que además son una muestra de sostenibilidad y respeto hacia el medio ambiente.

¿Qué tiene de especial?

Este complejo se ha convertido en un referente de arquitectura ecológica y tiene su máximo exponente en la espectacular Casa Vita, el primer edificio en España que produce más energía de la que consume. En el exterior, el espacio de Wellness cuenta de una piscina climatizada a 30º de agua salada, una sauna con vistas, un relajante jacuzzi y un solarium al aire libre donde escuchar el sonido de los pájaros y respirar los olores de la montaña. Diseño, naturaleza y lujo en un alojamiento donde sentimos poder tocar la perfección.

Ea Astei

Ea
8.8 Excelente (51 Opiniones)