8 situaciones típicas de la navidad

By , 3 de diciembre de 2014

Ya está aquí la navidad: los turrones, polvorones, las comilonas con los amigos y los villancicos en los centros comerciales son una realidad que a medida que se acerca el 25 de diciembre va in crescendo. Y es que, ¿quién se escapa de la típica cena familiar, el cava y el resopón? Prueba de ello, son estas 8 situaciones típicas de la navidad. Y sí, si te queda alguno por hacer, es que tu espíritu navideño está por los suelos.

1. Pelearse por el plan de Nochevieja con tus amigos

[caption id="attachment_22966" align="alignnone" width="1687"] La realidad se aleja mucho de lo que muestra esta foto[/caption]

Es todo un clásico. Conforme se acerca el día 31 crece la tensión, como si en lugar de acabarse el año fuera a acabarse el mundo. ¿Qué hacemos este año? Desde una escapada a la montaña, hasta salir de fiesta o el típico amigo que se queda en casa. Si estás en esta situación, no te preocupes, tenemos algunos planes bastante irresistibles tanto en Europa como en España.

2. Dejar los regalos para última hora

tumblr_mfisstD6RX1qadi39o1_500

Otro de los que no falla ningún año. Te plantas dos días antes de reyes o navidad sin ningún regalo y con una lista de familiares bastante larga. ¿Qué haces? Corres a la desesperada moviéndote entre una ciudad llena de luces de colores buscando el último disco de Julio Iglesias para tu madre o la más que socorrida colonia para tu padre. ¿Necesitas inspiración sobre qué regalar este año? Pues pega un vistazo a estos increíbles mercadillos de navidad en Europa. Sin duda alguna, el mejor regalo es poder visitarlos.

3. Aborrecer los villancicos

Al principio es todo muy bonito: los supermercados se llenan de turrones y mazapanes, luces de navidad por todos los lados y suenan villancicos. Pero lo sabes, el día 3 de enero algo dentro de ti explotará tras haber escuchado cómo beben los peces en el río 150 millones de veces. ¿En serio no se cansan de beber?

4. Ir a esquiar

Es otro de los clásicos de la navidad. Aprovechar un par de días para disfrutar de los deportes de nieve es una más que buena idea y un plan navideño en toda regla. ¿Todavía no sabes dónde esquiarás este año? Pues algunas de las estaciones de esquí más impresionantes de Europa las puedes encontrar aquí y algunos de los mejores hoteles de España para esquiar, aquí, así que este año no tienes excusa.

5. Los propósitos de año nuevo

tumblr_mzbslsIJ7g1t0xyebo5_500

Todo son buenos propósitos en enero, que duran hasta…. ¿febrero? Los gimnasios se frotan las manos, los dietistas también y los estancos temen que este año sea de verdad. Pero febrero nos devuelve a todos a la realidad y los kilos que hemos ganado en navidad, se quedan para recordárnoslo. No obstante, yo sí tengo un propósito que seguro cumpliré en 2015: visitar alguno de los destinos para descubrir el año que viene, ¿y tú?

6. Ponerse las botas

tumblr_m4ivdtspdC1rwcc6bo1_500

No, no me refiero a ponerte un calzado más acorde con las temperaturas del invierno, me refiero a hartarse a comer hasta tal punto que supliques por un almax. Porque sí, todos nos hemos sentido como uno de los protagonistas de Walking Dead después de alguna cena o comida de navidad. Y siempre nos juramos que esta vez es la última, pero pasa como los propósitos de año nuevo: nunca cumplimos nuestra palabra.

7. La cena de empresa

tumblr_mg0c89G5Zb1rwrxejo1_500

La cena de empresa me encanta. Es un clásico y la oportunidad perfecta para ver a tus jefes darlo todo, a ese compañero tuyo al que la fiesta se le va de las manos y se desata y… cenar gratis. Eso sí, suele llevar acompañado otro de los clásicos… el amigo invisible.

8. El amigo invisible

Amado por unos y odiado por otros, el amigo invisible siempre genera controversia. Que si mi regalo era mucho mejor que el que me han hecho, que si no conozco a la persona que me ha tocado… Pero lo que desde luego está claro es que en navidades no puedes escapar de al menos, formar parte de alguno. Si eres de los que quiere impresionar a su amigo invisible con un buen regalo, ¿qué te parece un fin de semana en un hotelito con spa? Si te decantas por un regalo así, espero ser yo el afortunado al que regalas.